1294719

Síguenos en Facebook

 

Trepando el muro del Convento de Santo Domingo de Bonaval en Santiago de Compostela (España), mi ciudad, la casualidad hizo que mi pie tropezara y desprendiera una piedra que dejó a la vista una pequeña cavidad. Con la curiosidad inherente a mi preadolescencia introduje la mano en ella y descubrí lo que sería la primera pieza de mi colección. Era una pistola, o mejor dicho, los restos de una pistola que por su lamentable estado bien pudiera llevar allí escondida más de cien años.

Me quedé maravillado mirándola, con la sensación de que en mi mano reposaba una importante parte de la Historia; seguro que había dirigido ejércitos y encabezado decenas de revoluciones. Al llegar a casa comencé mi primera "restauración"; la cocina se convirtió en un improvisado taller y, como útiles para tan delicada empresa contaba con tan sólo un cuchillo de cortar fiambre, un destornillador, un trapo y un limpia metales. Entonces, no sabía que se trataba de una pistola de cañones paralelos del sistema Lefaucheux perteneciente a mediados del siglo XIX, ni tampoco que era el comienzo de una colección que continuo con gran afición.

Como todo principiante, cualquier objeto que tuviera relación con las armas era digno de integrarse en mi incipiente y poco nutrido conjunto, donde primaba más la cantidad que la calidad, y que mostraba con orgullo a cualquiera que tuviese la más mínima curiosidad sobre el tema.

Contaba con tan sólo 13 años cuando cobré mi primer sueldo. Recuerdo como salí disparado a pagar aquel revólver que desde "algún tiempo atrás" me tenía reservado un anticuario de la parte antigua de la ciudad. Me costó 350 pesetas, lo equivalente a dos semanas de trabajo en el almacén de coloniales de mi familia.

Con el tiempo seguí aumentando la colección, seleccionando y desechando lo que mi bolsillo no se podía permitir -la economía de un estudiante no da para grandes dispendios- y frente a esta cruda realidad, la suerte, la paciencia de mis acreedores y mi tesón, lograron solventar la enorme barrera económica que significa comenzar en la adolescencia una colección relacionada con el mundo de las antigüedades.

A mis cuarenta y tantos, he dedicado desde aquel casual zapatazo más de treinta años al estudio de las armas antiguas: su técnica, su historia y sus anécdotas, y pretendo con esta web dar a conocer lo que tanto tiempo me ha llevado reunir, a la vez que ayudar a los que pudieran necesitar información sobre estas apasionantes herramientas, omnipresentes en todos los grandes acontecimientos de la Humanidad.

La he dividido en cuatro apartados principales: PISTOLAS, REVÓLVERES, ARMAS CURIOSAS Y ARMAS LARGAS, que incluyen las piezas ordenadas de manera cronológica para hacer más fácil su localización, aunque para ello os aconsejo que utilicéis el BUSCADOR.

También contáis con el apartado PUNZONES, donde podréis buscar desde información sobre armeros españoles, hasta los códigos secretos utilizados por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Seguro que encontrareis multitud de erratas, ya que cada día poseemos más información y no es nada fácil tenerla actualizada, por eso cuento con vosotros, para que esta web sea cada día mejor. Sólo tenéis que poneros en contacto conmigo a través de la opción CONTACTO. Todos lo agradeceremos.

Quiero acabar con esta presentación con una frase de León Tolstoi, pues en ella me apoyé para conseguir todos los logros de mi vida.

“El secreto de la felicidad no se encuentra en hacer siempre lo que uno quiere, si no en amar lo que uno hace”

Un abrazo y a disfrutarla.

Jesús Madriñán
1 de enero de 2007




(c) Jesús Madriñán 2007-2009
Diseño web: Argos-Galaica