1368222

BASTÓN ESCOPETA VICTOR SARASQUETA

 

Fabricante

Fabrica de Victor Sarasqueta, Coraberrí­a y Cí­a

Origen

Eibar

Fecha Fab.

1899-1906

Sistema

Fuego central

Long. Total

1175 mm

Long. Cañon

718 mm

Calibre

16 mm.

Empuñadura

Acero cromado

 
 
El arma Historia Fotos
Ví­ctor Sarasqueta Suinaga (1864-1930) nació en el caserí­o vasco de Azpiri. De origen humilde, careció de instrucción y cultura en sus primeros años. A los 14 años abandona el caserí­o con su hermano Juan José y enseguida se coloca de aprendiz en Ardanza con el industrial Makalarro.

Allí­ aprendió el oficio y, con su hermano,fundó un taller de armas que aparece en la matrí­cula industrial de Eibar correspondiente a 1887.

En 1899 se asociaron con Francisco Cortaberrí­a y José Urizar en la razón social "Sarasqueta, Cortaberrí­a y Compañí­a". En octubre de 1906 se independizaron fundando la fábrica "Ví­ctor Sarasqueta", y centrando las bases de su actividad en la industria de la escopeta.

La fábrica, en continuo progreso, era su obsesión. Sentí­a pasión ante una obra bien hecha y a todos procuraba inyectar este mismo espí­ritu.

Es famosa la escena en que, con gesto airado, rompe a martillazos una escopeta ya terminada sólo porque al bascular sus cañones no lo hací­a con dulzura, ya que ofrecí­a una imperceptible esistencia.

Desde el primer momento apoyó la idea de la fundación de la Escuela Armera en 1912, cooperando a su mantenimiento. También propulsó la implantación en 1919 del Banco Oficial de Pruebas para establecer las pruebas voluntarias así­ como las obligatorias oficiales del Estado.

Fue de los primeros en acudir al Banco de Pruebas. Creí­a que no era suficiente limitarse a las pruebas oficiales, y que las voluntarias daban a las armas un prestigio de buena fabricación. Desde que empezó a funcionar el Banco hasta su muerte, envió 4.386 escopetas. El número de rechazadas fue
solo de 15.

Su hermano Juan José muere en 1919. Sus herederos se separaron de la Sociedad y continuaron con el nombre de "Viuda e hijos de J.J. Sarasqueta".

Alfonso XIII le distinguió con su amistad y familiarmente le llamaba Bitxor, nombrándole proveedor de escopetas de la familia real. Poco antes de morir le mandó sendas escopetas a los infantes Don Juan y Don Gonzalo.

Obtuvo numerosos e importantes premios, logrando en 1897 el de la Exposición Regional de San Sebastián y en 1910 los de la Exposición de Buenos Aires. Poco antes que su muerte salió triunfador en la Exposición de Parí­s.

Su muerte, acaecida un 15 de Julio de 1930 a los 66 años de edad, trajo consigo el cierre temporal de la fábrica, pero en 1939 se retoma nuevamente la producción a manos de su hijo Ví­ctor Sarasqueta Basterrica (1912-1979), también considerado muy buen armero al igual que su predecesor, fundando bajo la patente N° 140.137 la "Ví­ctor Sarasqueta S.A.".

En 1992 la fábrica cerró y con ella cesó la fabricación de las escopetas Ví­ctor Sarasqueta, sin duda unas de las mejores y con más renombre mundial.




(c) Jesús Madriñán 2007-2009
Diseño web: Argos-Galaica