1292118

WINCHESTER 1892

 

Fabricante

Winchester

Origen

EEUU

Fecha Fab.

1892-1941

Sistema

Palanca

Long. Total

94 cm.

Calibre

44-40

Capacidad

12 Cartuchos

Ánima

Estriada

 
 
El arma Historia Fotos
Oliver F. Winchester nació en Boston en 1810. Era un hombre con un talento natural para los negocios, lo que unido a su enorme capacidad de trabajo, le llevaron a ser uno de los hombres más ricos e influyentes de la Norteamérica del siglo XIX.

Comenzó a trabajar en una granja a la temprana edad de 7 años. A los 14 ya era un experto carpintero y a los 20 nada menos que maestro de obras.

En 1833, decidió marcharse de su ciudad natal en busca de fortuna. Viajó hasta Baltimor y allí­ entró a trabajar como vendedor en un almacén de textiles. Observando lo difí­cil, costoso y lento que era la confección de prendas de vestir, se propuso inventar una máquina que confeccionara automáticamente camisas de caballero. Fue madurando la idea hasta que se convirtió en realidad, patentándola en 1847. En el año 1849 se asocia con John M. Davies y entra en el mundo del negocio de la confección de camisas, fundando la primera fábrica del paí­s destinada únicamente a esta tarea. Con ella logró amosar una pequeña fortuna.

Buscando donde invertir dicho capital, se introduce en 1855 por primera vez en el mundo de las armas, haciéndose con la mayorí­a de las acciones de la firma Volcanic Arms & Co., que se dedicaba a la elaboración de unas pistolas muy vanguardistas. Tardó en quebrar sólo dos años debido a que sus armas estaban dotadas de unos mecanismos muy complejos que las encarecí­an, y a la cantidad de mano de obra que necesitaban. También se le puede achacar a que su munición autopropulsada no era nada fiable. Pero Winchester, lejos de amilanarse, compró por 39.000 Dólares lo que quedaba de la fábrica, incluidas todas las patentes

Para cualquiera hubiera sido una inversión desastrosa, pero Winchester supo aprovecharse de lo positivo del sistema de carga por palanca con que contaban las armas Volcanic. Fundó la fábrica New Haven Arms & Co. y contrató al famoso armero Benjamin Henry, encargándole el diseño de un fusil de repetición menos complejo pero con similar sistema de carga que las pistolas.

En 1860 ya estaba listo y patentado, denominándose rifle Henry en su honor. Fue el primer Winchester de palanca de la historia.

Coincidiendo con el comienzo de la Guerra de Secesión Americana, Winchester se los ofreció al ejército de La Unión, pero éste ya contaba con el magní­fico Spencer también de repetición, por lo que sólo consiguió de ellos un pequeño pedido de 1.731 unidades. A pesar de ello, dieron de que hablar. Un diario sudista de la época hizo la siguiente referencia al arma, pudiéndose leer: "...ese maldito rifle Yanqui que se carga el domingo y dispara toda la semana.".

La población civil, en cambio, acogió muy bien su rifle, pues viví­an en una tierra inhóspita donde no faltaban indios ni forajidos, con lo cual, un arma con mayor poder de fuego era siempre bien recibida.

Acabada la guerra, la industria armera entró en franca recesión y Winchester tuvo que salir en busca de clientes. En América sólo logró un contrato con Méjico para armar al ejército revolucionario de Juarez, por lo que decidió viajar a Europa para promocionar su arma. Visitó varios paí­ses. España le compró un pequeño lote, como se puede leer en el capí­tulo dedicado a la carabina Tigre, pero el mayor pedido lo consiguió del gobierno turco que en aquellos momentos estaba en plena guerra con la Rusia zarista.

En 1866 funda la Winchester Repeating Arms & Co. aprovechando el lanzamiento de su nuevo rifle: el Modelo 1866. Este rifle fue el primero de toda la saga que llevó el cargador tubular -tan caracterí­stico de la firma- bajo el cañón, y en el que las balas se sitúan una tras otra, alimentándose por una ventanilla situada en el lado derecho del armazón. En 1873 introduce por primera vez la munición de fuego central en sus armas.

Oliver F. Winchester falleció el 10 de diciembre de 1880 y el hijo de un primo suyo, William W. Converse, fue elegido para sucederle como presidente de la firma. La calidad de sus armas sigue siendo, hoy en dí­a, su mejor propaganda siendo muy utilizadas para fines cinegéticos.


(c) Jesús Madriñán 2007-2009
Diseño web: Argos-Galaica