1314875

SMITH & WESSON Nº 2

 

Fabricante

SMITH & WESSON

Origen

Springfield (USA)

Fecha Fab.

1861 - 1874

Sistema

Fuego Anular

Long. Total

240 mm.

Long. Cañon

120 mm.

Peso

660 Gr.

Calibre

.32

Capacidad

6

Empuñadura

Palosanto

 
 
El arma Historia Fotos
El nombre de Tip-Up (punta hacia arriba) con que se denominó a estos revólveres de la Smith & Wesson proviene de su sistema de apertura. Lo forman una bisagra situada en la parte superior del armazón y una pieza colocada en la parte inferior que al accionarla, libera el cañón para que se pueda levantar y proceder a su carga o descarga.

De los Tip-Up se fabricaron 3 Modelos que, cronológicamente, fueron el Nº 1, el Nº 2 y el Nº 1 ½. Todos tenían en común las siguientes características: gatillo semioculto, ausencia de guardamontes, sistema de fuego anular y el número de serie marcado en la cacha derecha y en la parte inferior del marco de la empuñadura.

El Modelo Nº 1 de calibre .22 Corto se mostró muy deficitario para el uso a que estaba destinado: la defensa personal. Aun así, como la demanda de estos revólveres fue todo un éxito, decidieron sacar al mercado otro más potente, naciendo de este modo el Smith & Wesson Nº 2 en calibre .32, que fue fabricado entre 1861 y 1874.

Su puesta de largo coincidió con el inicio de la Guerra de Secesión Americana (1861 - 1865), y aunque nunca fue declarado reglamentario, se hizo muy popular entre los combatientes ya que sólo se necesitaban 25 segundos para cargarlo contra los 2 minutos y 10 segundos de los Colt. Los combatientes le pusieron el apodo de revólver Army, siendo conocido por los coleccionistas como el Old Army, estando considerado como el más avanzado de todos los que se utilizaron en esa contienda.

Se trata de un revólver de agradable apariencia que lleva en la solera del cañón la siguiente inscripción: SMITH & WESSON. SPRINGFIELD. MASS., y en el tambor inscrito perimetralmente: PATENTED APRIL 3, 1855. JULY 5, 1859 & DEC 18. 1860.

Utiliza el sistema de simple acción y es de percusión anular. Su cilindro, sin acanaladuras y con capacidad para 6 cartuchos, le da un aspecto sólido. Su cañón es octogonal y se fabricó en 4, 5 y 6 pulgadas de longitud, y la forma de la culata era siempre cuadrada con las cachas realizadas en madera de palo santo.

Los elementos de puntería, muy rudimentarios, se componen de un punto en forma de media luna situado en el extremo del cañón, y de una muesca tallada en forma de “V” como mira trasera.

Para cargarlo es necesario desplazar el cañón hacia arriba, presionando sobre las dos orejetas estriadas situadas en cada lado del armazón, tras lo cual basta sacar el tambor para poder alimentar o descargar el arma. La varilla atornillada paralelamente al cañón sirve para la extracción de los casquillos.

Con el arma abierta hay que estar atento para que el cilindro no se caiga, pues no tiene eje de giro que lo atraviese, sino un pequeño pivote que sobresale del armazón y otro más pequeño aún que sobresale del cilindro en su plano anterior y que, cuando el arma está cerrada, encajan en sus respectivos alojamientos, permitiendo que el tambor gire y esté asegurado eficazmente.

En los Estados Unidos de la década de 1850 no había ningún otro revólver que disparara cartuchos metálicos, y muchos de sus poseedores, para agilizar la labor de recarga, compraban 2 ó 3 tambores de repuesto que llevaban convenientemente cargados. Así, cuando un tambor se agotaba, sólo tenían que extraer este e introducir uno nuevo para estar otra vez en condiciones de disparar.

Quitando el tornillo de sujeción de la tapa lateral que permite el acceso a los mecanismos de disparo, sorprende gratamente ver lo sencillo, bien mecanizados y ajustados que están.

Además de ser el primer revólver de retrocarga en América (en Europa ya conocíamos los cartuchos Lafaucheux), lo verdaderamente ingenioso de este revólver, muy avanzado para su época, es la leva de retenida del tambor. Totalmente fija por dos pasadores, actúa solamente por su parte posterior, apoyándose en una muesca que mantiene el tambor inmóvil. Ahora bien, cuando se acciona el martillo, éste, que posee una pequeña cresta en su extremo superior delantero, levanta la leva de retenida lo suficiente para que el tambor gire.

Esta arma, a pesar de los años, es un cúmulo de aciertos: tiene un acabado extremadamente cuidado que contribuye en gran medida al renombre de la firma de Springfield. Todas las piezas están perfectamente ajustadas, y la holgura entre ellas es prácticamente inexistente, lo que constituye una verdadera proeza para una época donde la maquinaria y las herramientas estaban poco desarrolladas.

La dignidad profesional y el respeto hacia sus clientes llevó a la firma Smith & Wesson hasta el punto de hacer inscribir sobre los revólveres que tenían algún pequeño defecto la leyenda 2D. QUALITY (calidad de segunda), para ofrecerlos a precios inferiores a los modelos estándar. Como dato curioso decir que, por su escasez, se cotizan más estos ejemplares que los corrientes. Existen varios tipos de acabado, pavonado, niquelado y, a veces, con grabados en oro y plata que se servían en lujosos estuches forrados de terciopelo. Además, el marfil y el nácar sustituían al palo rosa de las cachas.

Considerando que el trabajador americano medio ganaba sobre 30 dólares al mes, los revólveres Tip-Up de S & W eran muy caros, ya que, en 1866, se vendían al precio de 12,75 dólares. Aun así, su demanda era tan grande que una vez encargado había que esperar dos años antes de que se le entregara al cliente.

Entre los más famosos propietarios de este revólver figuran el que sería Presidente de los estados Unidos Rutherford B. Hayes; el general de la Guerra de Secesión y futuro comandante del 7ª de Caballería George Armstrong Custer; el legendario forajido Wild Bill Hickok, que lo portaba cuando el 2 de Agosto de 1876 cayó abatido por las balas de Jack McCall en el Deadwood’s Saloon de Dakota.

Desde 1861 en que comenzó su producción, fueron fabricadas un total de 77.155 unidades del Modelo Nº 2 hasta 1874 en que esta cesó definitivamente. La pieza de esta colección, por su numeración, fue fabricada en 1857.



(c) Jesús Madriñán 2007-2009
Diseño web: Argos-Galaica